CARACTERÍSTICAS ÚNICAS DEL AGUA MINERAL

Las Aguas Minerales llegan a nosotros tal y como se encuentran en la naturaleza, conservando toda su pureza original y propiedades saludables. Estas son las principales características que hacen al agua mineral un producto único y singular: 

Pureza original:
Son aguas puras y sanas desde su origen, ya que proceden de acuíferos subterráneos que se encuentran protegidos de toda contaminación.

Las Aguas Minerales son envasadas a pie de manantial con unas condiciones de extrema asepsia, lo que permite que lleguen al consumidor con toda la pureza y cualidades que presentan en la naturaleza.

Singularidad:
En España existen más de un centenar de aguas minerales naturales. Cada una de ellas posee una composición mineral específica que le otorga una personalidad propia, inimitable, dependiendo de la temperatura, el tiempo de permanencia, las características del subsuelo que atraviesa y la profundidad del acuífero.

Por eso, no existen dos aguas minerales iguales, y, gracias a su etiquetado, podemos saber exactamente el agua que bebemos, pudiendo elegir la que mejor se adapte a nuestras necesidades y preferencias.

Saludable y cero calorías:
El Agua Mineral natural aporta minerales y oligoelementos esenciales para nuestra salud y bienestar. Está recomendada por numerosos expertos en nutrición y salud como acompañamiento ideal en nuestras comidas principales, ya que favorece la absorción y disolución de nutrientes y activa las enzimas esenciales para suministrar energía a nuestro organismo.

Además, no contiene calorías, lo que nos permite hidratarnos a lo largo del día y en cualquier momento y lugar de forma sana y natural. El Agua Mineral nos ayuda a llevar una alimentación equilibrada y unos hábitos de vida saludables.

Ausencia de tratamientos químicos:
Las Aguas Minerales no necesitan ningún tratamiento químico previo a su consumo al ser sanas desde su origen. De hecho, esa singularidad está protegida por la legislación.

Composición mineral constante y única:
Cada Agua Mineral natural tiene un contenido único en minerales y oligoelementos que permanece constante en el tiempo.

La composición de las Aguas Mierales es el resultado de un lento equilibrio entre el agua de lluvia filtrada y los minerales que conforman las rocas, que debe especificarse en el etiquetado del envase.

Seguridad y Calidad:
Las Aguas Minerales son uno de los productos alimentarios más regulados en materia de seguridad y calidad alimentaria. En su proceso de envasado se siguen unos estrictos protocolos de control, con el fin de proteger su pureza original y mantener inalterables todas sus propiedades y características naturales.

La industria realiza más de 300 análisis diarios para que las aguas minerales lleguen al consumidor tal y como se extraen a pie de manantial.

Legislación específica:
El Agua Mineral natural es un producto alimentario regulado por una legislación específica y muy estricta. Tanto es así, que muy pocas aguas pueden acceder al calificativo de “mineral natural”.

Para obtener esa calificación de “Agua Mineral Natural”, se debe iniciar un largo y exigente expediente administrativo que, en ocasiones, puede durar hasta tres años. En el proceso, en el que intervienen las autoridades competentes en Minas, Sanidad y Medio Ambiente, se debe demostrar mediante numerosos informes y análisis, que las aguas cumplen todos los requisitos marcados por la legislación.

Comodidad / accesibilidad:
Gracias a la calidad y variedad de sus envases, el Agua Mineral llega al consumidor de forma cómoda y segura, tal y como se encuentra en la naturaleza, conservando toda su pureza y propiedades saludables.

100% Pureza original garantizada
CREADA POR LA NATURALEZA

DIFERENCIAS DEL AGUA
MINERAL CON RESPECTO A
OTRAS AGUAS

No todas las aguas son iguales. Las diferencias existentes entre ellas las convierten en productos totalmente distintos. Actualmente, los consumidores pueden elegir principalmente entre 3 tipos de agua: Aguas Minerales, agua del grifo y agua filtrada. Pero ¿cuáles son las diferentes aguas que podemos encontrar y qué características tiene cada una?

AGUA MINERAL NATURAL

El Agua Mineral Natural es un producto alimentario 100% natural creado por la propia naturaleza. Tiene un origen siempre subterráneo que la protege de forma natural de cualquier riesgo de contaminación, por eso no necesita ni recibe ningún tratamiento químico para su consumo. La legislación obliga además a que así sea. El Agua Mineral se envasa a pie de manantial con unas condiciones de extrema asepsia para proteger su pureza original y mantener inalterables sus propiedades saludables y su composición en minerales, que permanece constante en el tiempo.

Se presenta al consumidor en envases herméticamente cerrados para proteger su pureza y garantizar su seguridad alimentaria y, gracias a su etiquetado, el consumidor sabe exactamente las características y composición de cada Agua Mineral Natural, pudiendo elegir la que mejor se adapta a sus preferencias y necesidades específicas en cualquier momento o lugar.

AGUA DEL GRIFO

El agua del grifo es un servicio público, cuyo abastecimiento y calidad deben estar garantizados por la Administración Pública.

En su mayoría provienen de aguas superficiales y de orígenes diversos (embalses, ríos, desalinizadoras, depuradoras…) y, por lo tanto, son de composición cambiante.

Estas aguas necesitan ser tratadas químicamente (como, por ejemplo, con la adición de cloro) con el fin de desinfectarlas, protegerlas de potenciales contaminaciones y que puedan ser aptas para consumo humano.

El agua del grifo hace un largo recorrido a través de los sistemas de conducción y tuberías de la red pública hasta llegar al consumidor, por lo que no podemos conocer la composición del agua en el momento de su consumo.

AGUA DEL GRIFO FILTRADA

El agua filtrada es agua procedente de la red pública de abastecimiento, es decir, también es agua del grifo, y, por tanto, su origen y composición es también variable y se somete a un proceso de filtrado doméstico, ya sea en los propios hogares o, en su caso, en los establecimientos de hostelería.

Este proceso de filtrado altera su composición inicial y elimina el cloro, por lo que el agua queda desprotegida y es muy sensible a eventuales contaminaciones durante el envasado y posterior servicio al consumidor.

DATOS DEL SECTOR

Contribuyendo a un modelo productivo sostenible y saludable.

El Agua Mineral aporta alrededor de 960 millones de euros a la economía española, contribuyendo a un modelo productivo sostenible y respetuoso con el Medio Ambiente basados en los principios de la “Economía Circular”.

El sector de aguas minerales, genera +31.000 empleos (6.000 directos y más de 25.000 indirectos e inducidos) la mayoría en zonas rurales con escaso tejido industrial contribuyendo a la fijación de población y al impulso socioeconómico.

España es el 4º país de la Unión Europea en términos de producción de Aguas Minerales.

Alrededor de 5.700 millones de litros envasaron las compañías de Agua Mineral en 2020.

Las aguas envasadas ocupan un 44,9% del volumen de litros producidos por todas las bebidas envasadas.

120 litros anuales per cápita de Agua Mineral se han consumido en España en 2020.

CULTURA DEL AGUA MINERAL

En todas las grandes civilizaciones es posible encontrar rastros que muestran el papel relevante que ha jugado el agua en la historia de la humanidad.

El griego Hipócrates (siglo IV a. C.), considerado el padre de la medicina, ya habló sobre los efectos beneficiosos de las aguas minerales, pero es en el Imperio Romano donde la cultura del agua tiene sus más arraigadas raíces. La afición a las aguas termales es inherente al estilo de vida de esta civilización que supo valorar los beneficios del agua como producto natural.

Sabemos, también, que en esta época se recopilaron y difundieron los estudios del conocido escritor, científico y naturalista, Plinio el Viejo (23-79 d. C.) en su obra “Naturalis Historiae”, que sirvió como modelo enciclopédico de muchos conocimientos hasta mediados del siglo XVII.

Plinio estableció una primera clasificación de las aguas minerales naturales, impulsando así su uso en bebida y baños, lo que dio lugar al inicio del envasado del agua en ánforas y jarras de arcilla para facilitar y extender su utilización, hecho confirmado posteriormente por numerosos descubrimientos arqueológicos.

Más de 300 años disfrutando de un producto único
100% Natural y Saludable

A partir del siglo XVII, el consumo de Aguas Minerales y la cura balnearia se extiende por toda Europa gracias a sus virtudes y a los beneficios que reporta a la salud. Precisamente, la popularización de los balnearios y el deseo de los visitantes de seguir disfrutando de estas aguas en sus hogares es la razón fundamental de que el agua mineral comience a envasarse y comercializarse.

Desde finales del siglo XIX, y bajo la denominación de agua mineromedicinal, veremos cómo se venden primero en boticas y farmacias para pasar a estar disponibles en tiendas de alimentación en la década de los 60, favoreciendo el acceso de estas aguas a toda la población.

En la actualidad, la tendencia a incorporar unos hábitos saludables en nuestra vida diaria a través de una alimentación equilibrada (basada en productos naturales), junto al desarrollo de una actividad física moderada y una adecuada hidratación, sitúa al Agua Mineral en una posición destacada, ya que nos permite mantener una hidratación natural, segura y de calidad, en todo momento y lugar.