Aneabe

Agua Mineral Natural: un producto seguro, saludable y sostenible

El sector del Agua Mineral Natural pone al alcance de todas las personas, un producto 100% natural, conservando su pureza original y manteniendo las propiedades con las que se encuentra en la Naturaleza.

Las empresas del sector contribuyen de forma activa al desarrollo de una sociedad más saludable, sostenible y próspera.

Madrid, 19 de septiembre de 2021.- El Agua Mineral Natural es un producto alimentario único, singular, regulado por una legislación específica y muy exigente. Son aguas de origen siempre subterráneo, puras en origen, con una composición mineral constante que se mantiene en el tiempo y que no necesitan ni reciben ningún tipo de tratamiento químico para su consumo. Se envasan a pie de manantial, y llegan al consumidor con la misma pureza, composición mineral y propiedades saludables que tienen en la naturaleza.

El Sector pone a disposición de los consumidores un producto sano, seguro y de calidad. De hecho, diferentes estudios demuestran que el Agua Mineral Natural es una de las formas más naturales y saludables de hidratarse, en especial para determinados segmentos poblacionales como la infancia, embarazadas, personas mayores, personas con determinados cuadros clínicos, etc.

Por ello, la industria centra gran parte de sus esfuerzos en adoptar la mejor tecnología posible para mantener inalterable la personalidad de las Aguas Minerales durante todo el proceso de envasado, preservando su composición y su pureza desde su origen hasta su destino. Para conseguirlo, destina gran parte de sus recursos al área de I+D+i trabajando en la protección del Medio Ambiente y en el diseño de envases seguros, de alta calidad y sostenibles.

Más allá de sus innegables beneficios para la salud, es importante destacar la sensibilización por la protección del medio ambiente de las empresas envasadoras de aguas minerales y su compromiso con la sostenibilidad ambiental, la protección de la biodiversidad y la gestión eficiente y responsable de su actividad industrial y de sus envases. Esta concienciación ambiental forma parte del ADN del Sector y se ve reflejada en su Compromiso Medioambiental “2030 Naturalmente”, por el que se compromete voluntariamente al cumplimiento de una serie de ambiciosos objetivos en materia de energía, huella de carbono, movilidad sostenible, protección de la biodiversidad o gestión de envases.

La reciente publicación del estudio “Health and environmental impacts of drinking water choices in Barcelona, Spain: A modelling study” elaborado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) – conjuntamente otras entidades – en el que se realiza una comparativa del impacto ambiental y la salud de las personas que viven en Barcelona, diferenciando entre el consumo de agua en tres tipos diferentes: agua envasada, agua de la red pública o agua de la red pública filtrada, supone un ataque sesgado y carente de rigor científico al sector de las Aguas Minerales, en base a la información disponible.

El estudio pretende generar una corriente de opinión equivocada sobre las aguas minerales. Unas conclusiones que, a tenor de la investigación, carecen del rigor técnico exigible a este tipo de publicaciones. En concreto, el Análisis de Ciclo de Vida realizado es incompleto y se han identificado imprecisiones en el mismo. Por ejemplo, se limita a analizar solo alguna fase del ciclo de vida de los diferentes tipos de agua o se considera una etapa de lavado de envases de PET que es inexistente hoy en día en las plantas de envasado españolas.   

Las afirmaciones recogidas en el estudio generan una corriente de opinión contraria a un producto muy regulado o, incluso, una alarma social innecesaria en la población. Teniendo en cuenta que las aguas minerales, junto con los alimentos infantiles, son los productos más reglamentados en cuanto a seguridad y calidad alimentaria. De hecho, para obtener la calificación de “Agua Mineral Natural”, se debe iniciar un largo y exigente expediente administrativo que, en ocasiones, puede durar hasta tres años. En el proceso, en el que intervienen las autoridades competentes en Minas, Sanidad y Medio Ambiente, se debe demostrar mediante numerosos informes y análisis, que las aguas cumplen todos los requisitos marcados por la legislación. Además, están reglamentadas por una Directiva Europea específica, diferente a las de las aguas del grifo, ya que los legisladores europeos entendieron que era un producto tan singular que necesitaban una legislación específica que las protegiera.

En este sentido, otra muestra de falta de rigurosidad del estudio es la evaluación del impacto sobre la salud (HIA, en sus siglas inglesas) que, para el caso de las aguas minerales, se realiza basada en único estudio acerca de la presencia de trihalometanos (THM), compuestos volátiles que se generan después de la desinfección del agua, y su relación con el cáncer de vejiga. Pues bien, las aguas minerales no contienen trihalometanos, ya que son aguas puras y sanas en origen, que proceden de manantiales subterráneos protegidos de cualquier tipo de contaminación tanto por la naturaleza como por las propias empresas envasadoras. Por su normativa específica las aguas minerales no necesitan ni reciben ningún tipo de tratamiento químico para su consumo, como podría ser el cloro con el que se trata el agua del grifo. Son 100% naturales, no contienen productos químicos.

Para finalizar, recalcar que el Sector de las aguas minerales se preocupa tanto por el Medio Ambiente y el impacto de su actividad en la Naturaleza como por ofrecer un producto sano, seguro y de calidad a los consumidores, puesto que debe prevalecer su salud y bienestar. El Agua Mineral Natural es un producto alimentario que aporta múltiples beneficios para la salud de los consumidores.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja una respuesta

Este es el encabezado

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.